¿Qué hay en un vaso de leche Lala?

La leche Lala® no solo es deliciosa, 250 ml te permiten completar tu día con la nutrición fundamental que requieres en cada etapa de tu vida.

Huesos

El calcio es necesario para formar y mantener huesos fuertes desde niños hasta adultos. Un vaso de leche aporta el 34% del calcio que requieres cada día, además el calcio de la leche es fácil de aprovechar por el cuerpo.

Dientes

La leche y la higiene diaria los harán más fuertes, resistentes y lindos.  Además del calcio y la vitamina D que son importantes para la formación de los dientes, la leche contiene elementos como la caseína, las lisozimas y la lactoferrina que ayudan a prevenir la adhesión de bacterias en la superficie de los dientes, previniendo las caries.

Vaso de leche

Músculos

La proteína es necesaria para desarrollar y mantener los músculos y reparar los tejidos. Un vaso de leche aporta 15.6% de la proteína diaria recomendada, debido a que la proteína de la leche junto con la del huevo se consideran referentes de calidad nutrimental ya que aportan niveles óptimos de todos los aminoácidos esenciales. Sistema Inmunológico: la leche es adicionada con Vitamina A la cual es importante para el correcto funcionamiento de las defensas y la visión; un vaso de leche Lala® aporta el 29% de la recomendación diaria.

Energía

La leche tiene una serie de características nutrimentales que la hacen una muy buena bebida de recuperación para el ejercicio: contiene hidratos de carbono (lactosa) en cantidades similares a bebidas deportivas, es buena fuente de proteínas y suero, contiene gran proporción de aminoácidos ramificados, particularmente leucina que tiene un rol en el metabolismo muscular y la síntesis de proteínas y también contiene altas concentraciones de electrolitos de sodio y potasio que se pierden de forma natural al sudar.

 

Sin Conservadores

Un vaso de leche Lala® es garantía de sabor fresco y natural en cada sorbo, ya que está libre de conservadores gracias a nuestros impecables procesos de pasteurización y ultrapasteurización.

La pasteurización es un proceso térmico que asegura la eliminación de organismos patógenos en la leche Lala® antes de que tú y tu familia la consuman. Mantener la leche pasteurizada en refrigeración, asegura su frescura y conservación.

La ultrapasteurización se consigue mediante un proceso térmico donde se somete a temperaturas altas por un tiempo breve. Esto permite que el producto extienda su fecha de caducidad y que la puedas mantener a temperatura ambiente. Una vez abierta, entra en contacto con el aire y ello implica el contacto con bacterias, por lo que una vez abierta debe ser refrigerada.

Recuerda que un vaso de leche Lala® es garantía de calidad y un excepcional sabor que te cuida en cualquier presentación que elijas.

Sin hormonas añadidas

En LALA estamos comprometidos en ofrecer a nuestros consumidores productos naturales y siempre de la mayor calidad, y nos mantenemos a la vanguardia de las tendencias y de lo que buscan nuestros consumidores.

¿Qué es la hormona STBr?

La Somatotropina Bovina Recombinada es una hormona artificial (se elabora en un laboratorio) y que al ser inyectada a las vacas se estimula a la vaca para producir una mayor cantidad de leche.

Los productores de leche Lala®, a lo largo de los más de 65 años de experiencia han encontrado métodos naturales con los cuales se puede ayudar a que las vacas den más leche de mejor calidad, y esto es a través de la alimentación balanceada que los nutriólogos dan a las vacas, se les pone música clásica durante la ordeña para ayudar a mantenerlas tranquilas, cómodas y relajadas, lo cual permite que la producción de leche sea óptima.

¿Desde cuándo en la producción de leche Lala® no se trata a las vacas con esta hormona?

Este compromiso de LALA y sus productores de que las vacas no sean inyectadas con hormona de crecimiento artificial se hace desde antes del 2010, y se está viendo ahora un buen momento para comunicar esta práctica a nuestros consumidores.

¿Por qué adoptar esta práctica?

En LALA confiamos en que debemos mantener un respeto por los procesos naturales de las vacas, e inyectar una hormona para que den más leche rompe con esa naturalidad, de manera que buscamos maneras naturales para que las vacas den más leche de calidad.

Cabe indicar que el tratamiento con hormona STBr está autorizado por las autoridades mexicanas y está autorizado su uso en otros países como los Estados Unidos, y para llegar a su aprobación se han llevado a cabo estudios que analizan la seguridad de su uso. Sin embargo, otros países como Canadá o la Comunidad Europea, entre otros, prohíben el tratamiento con hormona STBr a las vacas. Los argumentos bajo los cuales han sustentado la prohibición en su uso recae por un lado en el bienestar de los animales, argumentando que el tratamiento con STBr puede predisponer al ganado a cierto tipo de enfermedades y padecimientos y también la falta de consenso científico, indicando que el efecto de la hormona en la salud humana todavía debe ser más estudiado.

Respecto a la composición nutrimental prácticamente no hay diferencias entre una leche de vacas tratadas vs. no tratadas.

 
Lala