Productos Deslactosados

Intolerancia a la lactosa:

A lo largo de la evolución del ser humano, el consumo de leche ha sido una gran ventaja para su supervivencia y reproducción.

La lactosa es el azúcar natural de la leche, un azúcar que está presente en la leche de todos los mamíferos, incluyendo la leche materna que tiene cantidades inclusive más altas de lactosa que la leche de vaca.

Para poder digerir la lactosa, esta debe ser separada en los dos azúcares más pequeños que lo componen (glucosa y galactosa), esto sucede gracias a una enzima que se llama lactasa.

Después de la infancia puede irse perdiendo la función de esta enzima, lo cual implica que la lactosa llegue sin digerirse hasta el intestino grueso, en donde viven miles de millones de bacterias que componen nuestra flora intestinal y toman a la lactosa como alimento, tras ingerir la lactosa, e producen gases, agua y ácidos que son los responsables de los síntomas que puede presentar una persona intolerante a la lactosa, tales como gases, diarrea e inflamación, síntomas que suelen ser pasajeros y desaparecen un rato después de haber ingerido el alimento con lactosa.

Esta pérdida de la función enzimática es muy variable, mientras que hay adultos que toleran perfectamente cantidades significativas de lactosa, y hay quienes no la toleran nada, pero en medio de estos dos hay una gran variabilidad de personas que, si pueden tolerar cantidades pequeñas de lactosa, a esas personas se les llama malos digestores de lactosa.

 

Algunas décadas atrás, la solución que existía era que estas personas intolerantes podían tomar una pastilla de lactasa junto con los lácteos con lo cual la enzima hace su trabajo y las personas no presentan síntomas de intolerancia a la lactosa. Con ello en mente, la industria desarrolló la leche deslactosada, a la cual se agrega directamente la lactasa haciendo que la leche pueda ser bien tolerada por estas personas. El único inconveniente que deriva de esto es que al separar a la lactosa en glucosa y galactosa, estos dos azúcares en lo individual son percibidos por la lengua como más dulces, y de ahí deriva que la leche deslactosada sepa más dulce. También existen nuevas tecnologías que nos han permitido desarrollar una leche sin lactosa, la cual elimina directamente una cantidad de lactosa haciendo que no sepa dulce pero que sea caiga bien.

En la actualidad se ha extendido más allá de la leche, habiendo también otros derivados de la leche como yoghurt o quesos deslactosados.

Productos Deslactosados
 
Lala